26 de julio de 2011

Páginas menos



Lily esperó a que la tinta se secara sobre la hoja, antes de seguir escribiendo. Contempló su obra, orgullosa, e imaginó el momento triunfal en el que deslizaría la palabra "fin" sobre el papel.
Poco después, siguió con su tarea. Las ideas llegaban a su mente, convertidas luego en palabras que plasmaría en el cuaderno. Llenó varios renglones más con su magia, y luego se detuvo. Mientras la tinta se secaba, Lily se puso a leer lo que llevaba escrito. Poco a poco, su rostro se fue transformando en una mueca de horror.
Sin pensarlo dos veces, la muchacha arrancó la hoja, la arrugó y la tiró a la basura.
Tendría que empezar de nuevo.

5 comentarios:

  1. Quiero saber qué escribía, me intriga, mucho...

    ResponderEliminar
  2. Estaba escribiendo esta entrada (?)

    ResponderEliminar
  3. La próxima le quedará mucho mejor :)

    ResponderEliminar
  4. La vida es romper un borrador tras otro, dicen los que saben... :)

    ResponderEliminar
  5. mm querida Lily comparto tu sensación de romper lo que has escrito y volver a empezar, pero sabes, todavía quedan muchas hojas en blanco :)

    ResponderEliminar