11 de noviembre de 2012

Blancanieves IV*

Ébano tus pupilas,
de anhelos
Ébano el telón de la noche,
de terciopelo

Es ébano suave de caricias veladas
de silencios frágiles pintados de obsidiana
ébano triste entre tus manos
ébano perdido bajo la luz del caos

Ébano el cielo, el que alcanzamos
Ébano tus ojos, de adiós, lejano
Ébano que llora al soltar tus manos

Ébano la noche, el viento
Ébano lo oscuro, la luna, cimientos
Ébano los árboles que agita el viento






*Lo encontré revolviendo entre cosas viejas, ni siquiera recordaba su existencia. Sé que nunca subí el II y el III, pero quería poner este. Iban a formar parte de una historia, pero jamás la terminé. En fin. Tendrá tres o cuatro años esto, o cinco quizás...

1 de noviembre de 2012

Pequeñas cosas que (sí) agrandan mi mundo

El olor a café. Dormir hasta tarde. Caminar escuchando una linda canción. Que llueva. Estar en casa. Ver la lluvia por la ventana. El olor a jazmín. El té de limón. Los jacarandás en verano. Lucecitas de Navidad. Fuegos artificiales. El olor a pólvora. Sentir el sol sobre la piel. Caminar por la orilla. La arena bajo los pies. Las olas. El cielo. El horizonte. El placer de no hacer nada. Un mensaje. Una llamada. Música nueva. El olor a libro nuevo. El olor a libro viejo. Libros. Escribir de mañana. Escribir tomando té. Terminar una novela. El momento en el que aparece una idea. Mirar por la ventana. Meter las manos en los bolsillos buscando calor. Ropa de invierno. Botas. Lentes. Cortarme el pelo cortito. Los momentos de lucidez de mi abuela. Recuerdos. Dibujos viejos. Música en vivo. Compartir momentos con amigos. Recuerdos compartidos. Cantar de repente. Inventar la letra. Leer hasta tarde. El chocolate. El olor a menta. El otoño. Una tira de Liniers. Reír. Reír porque sí. Abrazar. Que me abracen. Andar descalza. Verde sobre turquesa. Los árboles. Las flores sin cortar. Una buena película. Alguien con quien comentarla. Mirar el techo. Soñar. Sonreír. Estar bien. Vos.

4 de octubre de 2012

Eco

Se sacuden los ecos
en el viento
y ya ni siquiera
quedan secretos
y no está bueno
si se acaban los enigmas
si no hay algún misterio
que quede aún por resolver

Inventemos uno
y finjamos que no sabemos
las respuestas

Creamos que ignoramos
lo que se oculta entre acertijos
y descubramos una y otra vez
lo que ya conocemos

Lo que siempre conocimos

27 de junio de 2012

Nombrar

Hablando de poetas, últimamente cité varias veces a varias personas un poema de Idea Vilarño, cortito cortito, que dice “Inútil decir más. / Nombrar alcanza.” Creo con todo mi ser que es absolutamente cierto. Hay tantas palabras, tantos adjetivos y sinónimos y antónimos y maneras de describir a alguien o algo, tantas palabras que sobran en cuanto nos damos cuenta que a veces un nombre lo engloba todo. Nombrar. Nombrar algo y darle forma. Nombrar y hacerlo real. Nombrar y definir. Nombrar y comprender. Nombrar y hacerlo tangible. Nombrar para conocer y ahorrarnos todas esas palabras inútiles que, si bien suman, sobran. 

Sin embargo, algunas cosas no necesitan nombre. Mejor que permanezcan como están, irreales e intangibles. A veces así son más fáciles de manejar. 

Y a veces no tienen nombre. 










No estoy segura de si esto debería ir acá o en el otro blog, pero lo quiero poner acá, está mal? 
No me importa. 

24 de junio de 2012

Trilce

El otro día aprendí una palabra nueva. La inventó un poeta, no podía ser de otra forma. Según él, no significa nada pero es hermosa, ella y su sonoridad. Trilce. Hay otros que dicen que es una mezcla de "triste" y "dulce". Algo así como como los adioses. Las tardes de invierno teñidas de ausencia son trilces. Las sonrisas tristes son trilces. Muchos recuerdos son trilces. Muchos abrazos, muchos besos son trilces.
Quererte también es trilce. 

4 de junio de 2012

Cargas


Hay palabras que pesan tanto
que uno querría decirlas
y dejar que sea otro
quien cargue con ellas

Pero a veces
el único otro que podría
importa demasiado
como para darle tal carga

Y entonces
nuestra espalda se dobla
nuestro paso se enlentece
nuestra voz se apaga

Y entonces
soltamos nuestra carga
sobre ese otro
palabra por palabra

Para descubrir
que ese otro también las tenía
y nos las puede dar
y ahora esa carga es nuestra

Uno no puede
simplemente deshacerse
de la carga implacable
de las palabras

20 de mayo de 2012

No hay luz

Parpadeo, fuera de foco
sonrisas con gusto a poco
desaparecen y caen los hilos
se desvanece y sigo, sigo

Y sin embargo, no hay luz
ni palabras que inviten a crear
ni manos que acaricien
ni alguien que escuche cuando alzo la voz

Huyamos de metáforas absurdas
de ojos de cielo y luz de luna
corramos hacia la frontera
que divide nuestros sueños del miedo

Y elijamos el miedo, sólo por caer
y deleitarnos con la caída
y saborear el dolor
y regodearnos en el impacto final

Porque allí no hay luz
ni palabras, ni nada que crear
ni manos, ni caricias
ni motivos para alzar la voz



increíble lo que una puede hacer a las cuatro y media de la mañana...

23 de abril de 2012

Nonsense

Formas sutiles
al borde de la nada
brumosas
cansadas
llenas de ojos
y miradas
y pestañas sueltas
para pedir deseos
sin sentido
casi imposibles
llenos de vacío
de aire gastado
y cielos de abril
de madera despintada
y ecos oscuros
y ese deseo
casi imposible
olvidado
brumoso
al borde de una nada
de forma sutil

21 de marzo de 2012

Imágenes II

Y el búho envolvió la noche en sus alas, asfixiando así bruma y cantos de grillos y cigarras. Plumas derramadas sobre un cielo sin luna. Ojos espiando entre ramas retorcidas. El ave eleva su vuelo, el bosque dormita en su ulular. Hojas bailan en las alas del viento, movimiento que es canción en la oscuridad.