1 de noviembre de 2012

Pequeñas cosas que (sí) agrandan mi mundo

El olor a café. Dormir hasta tarde. Caminar escuchando una linda canción. Que llueva. Estar en casa. Ver la lluvia por la ventana. El olor a jazmín. El té de limón. Los jacarandás en verano. Lucecitas de Navidad. Fuegos artificiales. El olor a pólvora. Sentir el sol sobre la piel. Caminar por la orilla. La arena bajo los pies. Las olas. El cielo. El horizonte. El placer de no hacer nada. Un mensaje. Una llamada. Música nueva. El olor a libro nuevo. El olor a libro viejo. Libros. Escribir de mañana. Escribir tomando té. Terminar una novela. El momento en el que aparece una idea. Mirar por la ventana. Meter las manos en los bolsillos buscando calor. Ropa de invierno. Botas. Lentes. Cortarme el pelo cortito. Los momentos de lucidez de mi abuela. Recuerdos. Dibujos viejos. Música en vivo. Compartir momentos con amigos. Recuerdos compartidos. Cantar de repente. Inventar la letra. Leer hasta tarde. El chocolate. El olor a menta. El otoño. Una tira de Liniers. Reír. Reír porque sí. Abrazar. Que me abracen. Andar descalza. Verde sobre turquesa. Los árboles. Las flores sin cortar. Una buena película. Alguien con quien comentarla. Mirar el techo. Soñar. Sonreír. Estar bien. Vos.

2 comentarios:

  1. Muy bonito :)
    Creo que son esos pequeños detalles los que pueden hacernos felices de verdad, aunque esta sea una felicidad efímera. Quizá nos estamos equivocando al pensar que es eterna.

    ¡Un beso enorme! ^^

    ResponderEliminar